Mi primer retiro espiritual

A mis 33 años jamás había ido a un retiro y como soy una mujer muy inquieta que me encanta conocer cosas nuevas y diferentes pues en esta ocasión me toco irme a la montaña, es de suma importancia sanar nuestro pasado, nuestra relación con mamá, papá, abuelos, hermanos, ex parejas y relaciones para podernos ir ligeros por la vida, con emoción les comparto que mi trabajo interior sigue creciendo, superé el miedo a la claustrofobia y la altas temperaturas del temazcal, hice por primera vez una ceremonia de cacao, escuche mi corazón con un estetoscopio, vi a los ojos a una persona que nunca había visto en mi vida por 5 minutos y fue muy difícil! Descubrí cómo con la glándula pineal podemos tener mucha satisfacción personal sin necesidad de intercambiar fluidos y energías sexuales con otras personas, fui más humilde, disfrute más, fui vegana por 3 días y conocí a gente maravillosa!

Definitivamente una gran experiencia que les recomiendo a todos! Gracias a la montaña, Ricardo PErret y su equipo de trabajo por esta misión de ayudar a la gente a sanar de adentro hacia afuera! MI pregunta es … ¿y ahora que experiencia sigue?

Deja un comentario